images-1Interesante film que nos llega desde las antípodas, donde el desarrollo de los acontecimientos resulta sorprendente para el que no sabe de qué va la historia. Con un título tan sugerente como “La modista” y un cartel con una estupenda Kate Winslet, máquina de coser en mano y actitud de “femme fatale”, parece, a priori, otro film al estilo de “Brooklyn”. ¡Nada más lejos de la realidad!

“La modista” nos traslada a los años 50 en el que la joven Tilly Dunnage, interpretada por Kinslet, regresa a su pueblo natal (cuatro casas cutres en medio del desierto australiano) para descubrir los hechos que la llevaron a ser exiliada. Con su máquina de coser como arma y una experiencia y un gusto por la moda adquirido en Milán y Paris, propone vengarse de los que forzaron su partida.

Jocelyn Moorhouse dirige una película en la que mezcla aspectos del western con toques de “Priscilla, reina del desierto” y  “A Wong Foo. Gracias por todo. Julie Newmar”. El pueblo y algunas de sus gentes recuerdan al del film protagonizado por Patrick Swayze y Wesley Snipes.

resizerWinslet está bellísima, está claro que el look años 50 le favorece. Con sus maravillosos estilismos, creados exclusivamente para ella por la diseñadora Margot Wilson, y su porte a lo Lauren Bacall y Rita Hayworth, resulta una heroína de lo más glamurosa y exquisita, que sustituye el revolver y las botas por la máquina de coser y los tacones de aguja, y el sonido de las espuelas al caminar por los silbidos de admiración. Judy Davis, irreconocible, da vida a la madre de Winslet, en un personaje que evoluciona como los tópicos requieren. Y el personaje del policía, que da vida Hugo Weaving, es de lo más peculiar: un travesti fetichista que se convierte en aliado de la protagonista. El resto de habitantes es como un grupo de gallinas cluecas, sin nada mejor que hacer para pasar el tiempo que criticar al vecino. Un impresionante Liam Hemsworth, cuñado de nuestra Pataky, es el que corteja a la vengativa Winslet, formando una pareja, curiosamente, bastante creíble, a pesar de que se llevan 14 años de diferencia.

Me llama especialmente la atención la escena del autobús, cuando la gente del pueblo regresa de un concurso, ataviados con ropajes de estilo barroco, despeinados, desmaquillados y hechos un cuadro. Me recuerda a la escena de la iglesia del film “El Gatopardo”, en el que el travelling lateral nos muestra a la noble familia Salina llenos de polvo y agotados. En ambos casos, la idea de cómo acabarán los personajes parece inevitable.

images-2“La modista” ha sido un descubrimiento maravilloso, un producto perfecto para las personas que disfrutamos con el cine ambientado en los 50, del que me declaro fan absoluta. Está claro que este año está siendo muy prolífico en este aspecto, cosa que me congratula. Pero, a parte de lo estético, tiene una historia muy bien hilvanda, con toques tragicómicos, el sentimiento de venganza como telón de fondo y un final apoteósico.

Helena García Castaño

@hgcsirena

Artículos relacionados:

Crítica de la película “Brooklyn” (2015)

Crítica de la película “Carol” (2015)

Crítica de la película “Carol” (2015). Por Dani Arrébola

Martes Crítico de Oti R. Marchante: Yo elijo Carol

 

 

 

 

 

La entrada Crítica de la película “La modista” aparece primero en nosolocine.

from nosolocine http://ift.tt/1R1MQwB
via IFTTT

adminCine y MásIFTTT,nosolocineInteresante film que nos llega desde las antípodas, donde el desarrollo de los acontecimientos resulta sorprendente para el que no sabe de qué va la historia. Con un título tan sugerente como “La modista” y un cartel con una estupenda Kate Winslet, máquina de coser en mano y actitud...