Título original: A Ghost Story
Año: 2017
Duración: 87 min.
País: Estados Unidos
Director: David Lowery
Guion: David Lowery
Música: Daniel Hart
Fotografía: Andrew Droz Palermo
Reparto
Rooney Mara, Casey Affleck, Rob Zabrecky, Will Oldham, Liz Franke, Sonia Acevedo

Sinopsis
Un músico muere en un accidente de coche y vuelve como un fantasma a la casa en la que vivía con su mujer.

Crítica:

El talento y la fina sensibilidad de David Lowery hacen de esta película una joya contemplativa que no tiene nada que ver con el tratamiento convencional que por lo general, y en pro del espectáculo, hace en la actualidad el cine de este género.
Hay que agradecer al director, que se atreva a desafiar los convencionalismos de las modas actuales (prolongados demasiado tiempo ya) de ritmos desenfrenados y efectos mareantes, pero de mensajes superficiales que no dejan poso alguno, ni intelectual ni espiritualmente, pero que embaucan al espectador joven y pervierten los gustos trasladados por mensajes banales y sin sustancia, aunque tengamos que reconocer que sí entretenidos.
En esta película, David Lowery juega con el tiempo de la vida y el de más allá, el fantasma eterno de la muerte, de la soledad en tanto somos seres físicos y de la propia eternidad, una vez desaparecemos. Y lo hace con delicadeza, reflexivamente, dándonos pautas de pensamiento mientras contemplamos pausadamente y sin sobresaltos los cuidadosos planos aparentemente sencillos, pero de una belleza estética que nos despierta el goce de la contemplación, sin miedo a prolongar el plano el tiempo que sea necesario para entrar en él. Para ese propósito utiliza el montaje para situarnos en distintos lugares en diferentes épocas y relativizar el presente como sujeto temporal.
En el fondo es una historia de amor que, como todas las historias de amor son barridas por el tiempo y sustituidas por otras historias que terminaran de una manera etérea perdidas como un grano de arena en el desierto. Porque el amor, y la vida se escapa fugazmente en la eternidad.
Los actores Roonye Mara y Casey Affleck, que ya formaron pareja con Lowery en su anterior película “En un lugar sin ley”(2013) hacen una pareja exquisita, -el tiempo que están juntos- y trasmiten una intencionada nostálgica melancolía que queda colgada en la atmósfera de la sala que contagia al espectador.
Pepe Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas