685402443 (TF o WASSAP) - COMPARTIENDO EXPERIENCIAS DE TECNOLOGIA /ART / CINE Y CULTURA NEW MEDIA EN COMUNIDAD

El reino

El reino
Año: 2018
Duración: 122 min.
País: España
Dirección: Rodrigo Sorogoyen
Guion; Isabel Peña, Rodrigo Sorogoyen
Música; Olivier Arson
Fotografía: Álex de Pablo
Reparto
Antonio de la Torre, Josep Maria Pou, Nacho Fresneda, Ana Wagener,Mónica López, Bárbara Lennie, Luis Zahera, Francisco Reyes II, María de Nati,Paco Revilla, Sonia Almarcha, David Lorente, Andrés Lima, Óscar de la Fuente,Laia Manzanares
Productora
Coproducción España-Francia; Tornasol Films / Trianera PC AIE / Atresmedia Cine / Le Pacte / Mondex, Cie / Bowfinger International Pictures

Sinopsis
Manuel (Antonio de la Torre), un influyente vicesecretario autonómico que lo tiene todo a favor para dar el salto a la política nacional, observa cómo su perfecta vida se desmorona a partir de unas filtraciones que le implican en una trama de corrupción junto a Paco, uno de sus mejores amigos. Mientras los medios de comunicación empiezan a hacerse eco de las dimensiones del escándalo, el partido cierra filas y únicamente Paco sale indemne. Manuel es expulsado, señalado por la opinión pública y traicionado por los que hasta hace unas horas eran sus amigos. Aunque Manuel no se resigna a caer solo. Con el único apoyo de su mujer y de su hija, y atrapado en una espiral de supervivencia, Manuel se verá obligado a luchar contra una maquinaria de corrupción que lleva años engrasada, y contra un sistema en el que los reyes caen, pero los reinos continúan.

Crítica:
Pocas veces el cine español ha abordado un tema político-social de nuestra actualidad con tanta crudeza y realismo como ha hecho Rodrigo Sorogoyen en esta película. Además, la ha realizado manejando un lenguaje enteramente cinematográfico en cuanto a medida de la puesta en escena, al manejo de la cámara, el sentido del ritmo frenético y angustioso, que va creciendo a medida que se complica la acción, contagiándonos de la sensación de acorralamiento, según se va cerrando en círculo en torno a Manuel y, agudizándose así, pues, la angustia del personaje, que nos acompaña casi permanentemente, o sea, durante casi toda la película, y una banda sonora sencilla pero envolvente y llena de nervio, que matiza esa zozobra y nos trasmite la sensación de inquietud, traición y peligro que vive ese sujeto, que en este caso, y paradójicamente, nos atrae y sentimos empatía por él, cuando en realidad deberíamos sentir desprecio. Son personajes cercanos, que se aprovechan del poder y hacen chapuzas, sin remordimientos ni sentimientos de culpabilidad, siguiendo la rueda y sintiendo que es lo normal, porque es lo que se ha hecho siempre. Como si fuera su cortijo. Hasta que descubren que están fuera de la legalidad. Y delatan, y aíslan y traicionan con tal de salvarse, como si fuesen vulgares mafiosos.

La película muestra escenas de comedia, de fiesta campera, de juerga marina, de compadreo de colegas con poder, comiendo paella y cigalas como si estuvieran en el patio de su casa manejando los hilos de la economía hogareña, y para ellos, esa casa es España, y de Ella, como dueños que se sienten, pueden hacer lo que les plazca sin ningún tipo de remordimiento.

Radiografía demoledora y certera en el guion escrito por Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, con una realización impecable de este último, que ha sabido poner en escena una historia llena de realismo, envuelta en una atmósfera y tensión cinematográfica absorbente, que la convierte en una de las mejores películas vistas últimamente, y quizá, la mejor del cine español estrenadas en lo que va de año. Claro que, esa sensación de realidad que vivimos en el film tambien se la debemos, en gran medida, a ese plantel de actores encabezados por Antonio de la Torre (Soberbio) pero en la que no desentona nadie, desarrollando el perfil de sus respectivos personajes con acierto y perfección.

Se puede matizar algún pequeño desliz puesto al servicio de una historia de intriga, pero aún así, nada puede empañar un film portentoso como “El reino”, porque en él todo está medido para llevarnos a una última y seria reflexión. Emocionante e inteligente.

Pepe Méndez

Ir a la barra de herramientas