BERNARDA (Desorientada adaptación)

Cartelera España 26 de octubre

Bernarda
Año: 2018
Duración: 98 min.
País: España
Dirección. Emilio Ruiz Barrachina
Guion
Tirso Calero, Emilio Ruiz Barrachina (Obra: Federico García Lorca)
Música; Mandala Music
Fotografía: Juanma Postigo

Reparto
Assumpta Serna, Victoria Abril, Elisa Mouliaá, Miriam Díaz Aroca, Will Shephard,Trisha Fernández, Maria Ivanova, Cristina Pascual, Barbara Caffarel
Productora
Ébano / Le Quid / Dark Steel Entertainment / Canal Sur Televisión

Sinopsis
Cinco mujeres son secuestradas y encerradas en una extraña fábrica, obligadas a ejercer la prostitución. Bernarda (Assumpta Serna), que mantiene una extraña relación con su criada Poncia (Miriam Díaz Aroca), piensa que así las redime y las libra de los males del mundo. Bernarda representa la opresión y la tiranía, mientras que su hermana Maria Josefa (Victoria Abril) simboliza la libertad.

Crítica:
Insólito intento de recrear la obra de Lorca, despojándola de toda la fuerza que el texto original posee, con una ambientación desconcertante, que parece conseguir lo contrario de lo que pretende: actualizar el drama para acercarlo a un público nuevo.

La película se convierte en algo parecido a un desquicie cargado de histerismo, en donde el esfuerzo de tanto talento de actrices, queda desaprovechado por una falta de mesura y coherencia en la dirección, dando la sensación de moverse en los desangelados escenarios como potros desbocados a punto de caerse por el precipicio. No hay duda que Emilio Ruiz ha querido trasgredir las leyes de la obra clásica, intentando dar un impulso moderno al mensaje que hay en ella, creo que, incluso, con algún guiño al movimiento reivindicativo actual “Me too”, pero ese giro de ambientación dramático es tan desmesurado, que no logras conectar ni con los personajes ni con el “leit motiv” que las actrices -y actores- intentan con sus actuaciones.

Un desajuste de película, en donde hay momentos fugaces de bellas composiciones estéticas y coreografías luminosas, pero son pasajeros y se diluyen en espacios de desolada frialdad que nos hace sentir que estamos atrapados en la mugre y la locura sin sentido, si es que la locura alguna vez tiene sentido.
P. M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas