EL BAILARIN (Pasión por el triunfo)

Año: 2018

Duración: 127 min.

País: Reino Unido

Dirección: Ralph Fiennes

Guion: David Hare (Libro: Julie Kavanagh)

Música:Ilan Eshkeri

Fotografía: Mike Eley

Reparto

Oleg IvenkoRalph FiennesLouis HofmannAdèle ExarchopoulosSergei Polunin,Olivier RabourdinRaphaël PersonnazChulpan KhamatovaZach Avery,Mar SodupeCalypso ValoisAleksey MorozovNebojsa DugalicIgor Filipovic,Yves HeckJovo MaksicAnastasiya Meskova

Sinopsis

Rusia, 1961. Rudolf Nureyev, el bailarín de ballet más grande de todos los tiempos, viaja por primera vez fuera de la Unión Soviética como miembro de la prestigiosa Kirov Ballet Company. Aunque el KGB sigue de cerca sus pasos y a pesar del gran peligro que conllevaba entonces la deserción, Nureyev huirá tomando una decisión que podría cambiar el curso de su vida para siempre.

Breve crítica:

Una narrativa pausada, algo estática, cuidadoso look cromático en la fotografía, que recrea los ambientes de la época aceptablemente en un montaje de pequeños flash backs, que abarcan los difíciles momentos de la Rusia del 1938, año del nacimiento del que habría de ser posteriormente un icono de la danza internacional, hasta el conflictivo año 1961, en su primera gira en Francia, ese es el lenguaje fílmico que utiliza el dierctor para contarnos esa delicada, pero apasionante historia del artista y su tiempo. Todo muy correcto, dentro de los cánones narrativos a que nos tiene acostumbrados el cine británico, supongo que tratando de ser reflexivo y elegante.

Pero este tema apasionante que aborda Ralph Fiennes se le puede sacar mucho más brillo del que consigue con esta película, que es lenta, muy fría, para tratar un tan caliente y pasional como es la danza. La danza que paseó Nureyev por los escenarios, convirtiéndolo en le mejor bailarín del mundo, en su época. Le falta chispa, tensión, ardor, nervio, algo mas de vida y, para mi, prolongar algo mas los bailes del que fue nº 1 pero que aquí apenas se representan.

Por otra parte, las caracterizaciones casi todas están bien, sobre todo, Oleg Ivenko. Quizá, el menos creible sea el propio Ralph Fiennes en su papel de profesor de danza al que no lo vi creíble en su personaje en ningún momento.

El montaje; algo complejo. La última secuencia, clave de la historia, creo que está poco aprovechada.

Pepe Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas